El español de Argentina, Uruguay y Paraguay: tres maneras de hablar un mismo idioma

Todo lo que siempre quisiste saber sobre las diferencias en el español de Argentina, Uruguay y Paraguay, pero nunca te atreviste a preguntar.
Author's Avatar
ESCRITO POR Gretel Müller
El español de Argentina, Uruguay y Paraguay: tres maneras de hablar un mismo idioma

Como les expliqué, vivo en Buenos Aires, lo que significa que, además de ser vecina fronteriza con el Uruguay, estoy en una capital cosmopolita. Ni siquiera yo soy nativa de Buenos Aires. Por todo esto, y seguramente por mi hipersociabilidad, conozco gente de otras provincias que sí son fronterizas con Paraguay y su contacto con esta cultura y lengua es constante, como Misiones.

Argentina es un país muy extenso y no existe una sola forma de hablar el español. Hay tantas formas de hablarlo como regiones, culturas y fronteras puedan divisar y, por eso, esta nota será subjetiva, pero trataré de ser lo más cosmopolita posible.

Cuando ando por bares, museos y lugares que suelen ser visitados por turistas en mi ciudad, no puedo evitar ponerme a hablar con ellos y entre charla y charla siempre hay un comentario que llega: “El español que hablan acá es muy diferente al que me enseñaron”. Sí lo es, y si siguen recorriendo Argentina y Latinoamérica se van a dar cuenta de que el español latinoamericano es un entramado de acentos y culturas hermoso.

Otra de las cosas habituales es no poder diferenciar del todo a los argentinos y a los uruguayos, cosa que a muchos uruguayos no suele gustarles. Esto es muy común porque Argentina y Uruguay fueron parte de un mismo territorio en los momentos de la colonización y por ende compartimos muchas historias y costumbres con este país hermano. Pero hilando fino, podemos ver y, sobre todo, escuchar algunas diferencias.

Diferencias entre el español de Uruguay y el español de Argentina

Los argentinos usamos el “che” para hacer mención a la persona con la que estamos hablando. ¡Lo usamos siempre! Los uruguayos usan el “vo” de la misma manera.

En Argentina:“¡Che! ¿Vamos al cine hoy?”

En Uruguay:“¡Vo! ¿Vamos al cine hoy?”

Los argentinos rioplatenses, sobre todo, usamos el término “colectivo” o “bondi” para referirnos a un bus. Los uruguayos dicen “ómnibus”.

En Argentina: “Tomate el bondi, es más rápido.”

En Uruguay: “Tomate el ómnibus, es más rápido.”

Los argentinos usamos el “¿Dale?” para esperar una confirmación frente a algo que decimos, los uruguayos usan el “¿Ta?”.

En Argentina: “Salgamos a bailar este sábado, ¿dale?”

En Uruguay: “Vamos a bailar este sábado, ¿ta?”

Nosotros decimos “pibe” para hablar de un chico joven, los uruguayos dicen “botija”.

En Argentina: “Los pibes de hoy sí que saben divertirse.”

En Uruguay: “Los botijas de hoy sí que saben divertirse.”

Si un uruguayo te dice “mis championes” está hablando de sus zapatillas, los argentinos simplemente les decimos zapatillas a las zapatillas.

En Uruguay: “Atate los championes ta vas a caer.” (uruguayo)

Los argentinos le decimos “boludo” a amigos, familiares. Les juro que es una palabra netamente afectiva y, en su uso cotidiano, no es un insulto (aunque puede serlo si lo decimos con intención agresiva o en un ambiente muy formal). Lo sé, es complejo, pero cuando vengan a Buenos Aires y lo escuchen lo van a entender mejor.

En Argentina: “¡Boludo, no te puedo creer! ¡Qué lindo está el día!”

También tenemos cosas en común y son muchas más que las diferencias

Ambos pronunciamos la “ll” como “sh”. ¡Sí! Decimos “SHUVIA”, “MASHA”, “POSHERA” (en vez de falda), “CUCHISHO”, “TOMISHO”, “RODISHA”, todo lo pronunciamos con el “sh”. Esto no ocurre en otras provincias de Argentina, porque como les dije, es un territorio muy extenso con muchas variantes del español.

“¿Está lloviendo? Yo ni loco salgo a la calle.”

Ambos hablamos de “vos” y no de “tú” (se dice que voseamos) y eso hace que cada vez que conjugamos un verbo en segunda persona lo hacemos diferente a casi todo el resto de Latinoamérica.

Ahora vamos a las diferencias entre el español en Argentina y el español en Paraguay

Estas diferencias son un tanto engañosas, porque como les dije, siendo una argentina porteña, tengo más diferencias de lengua que si fuese una argentina geolocalizada en el noroeste del país. Los argentinos del noreste (como los misioneros) hablan mucho más parecido a los paraguayos, y los argentinos del “centro” nos parecemos más a los uruguayos.

Una de las razones principales que influyen en la diferencias entre ambos tipos de español es que el de Paraguay está fuertemente influenciado por el Guaraní, que es la lengua de los pueblos originarios de la región. El guaraní es uno de los pocos idiomas que sobrevivió a la colonización y es la segunda lengua oficial del Paraguay. En ese país la mayoría de la población es bilingüe y se enseñan los dos idiomas en las escuelas.

Por todo esto, Paraguay tiene muchas palabras, jerga y términos que solo se usan en ese país y en la región fronteriza noreste de Argentina, como Misiones o Entre Ríos. Aunque, como en Uruguay y Argentina, en este país también se vosea.

Vamos con las palabras híbridas entre el guaraní y el español, al menos las más conocidas (por mí)

En Argentina cuando nos faltan ganas de hacer algo, decimos que “nos da fiaca” (nos da pereza), en Paraguay dicen que “están Kaigüé”.

En Argentina: “Debería ir a una cena, pero me da mucha fiaca.”

En Paraguay: “Debería que ir a una cena, pero estoy demasiado kaigüé.”

Cuando escuchamos que un paraguayo dice “ñembo” podemos compararlo a cuando un estadounidense dice kind of o un argentino dice “medio”:

En Argentina: “Mati está medio dormido esta mañana.”

En Paraguay: “Mati está ñembo dormido esta mañana.”

En Paraguay se dice “Gua’u” cuando se cuestiona la credibilidad de algo.

En Argentina: “Mirá si vas a levantarte temprano vos.”

En Paraguay: “Gua’u que vas a levantarte temprano esta mañana.”

En Paraguay dicen “péina” para cuestionar de manera amigable una decisión, en Argentina simplemente decimos “cómo”.

En Argentina: “¿Cómo te vas a levantar tan temprano?”

En Paraguay: “¡Péina! ¿Para qué vas a salir tan temprano?”

Estas son algunas de las miles de palabras y términos que solo pueden escuchar en Paraguay y en sus fronteras con otros países.

Volviendo a la unidad y no a la diferencia, hay algo que solo existe en estos tres países y en ningún otro lugar de Latinoamérica, tal vez también en algunas de las regiones sur de Brasil, pero nada más: ¡EL MATE! ¡Sí! Argentina, Uruguay y Paraguay somos culturas tomadoras de mate. Todo tipo de mates: dulces, amargos, con yuyos, con jugo o agua fría (tereré), pero mates al fin. Se deben estar preguntando: “¿Qué es el mate?”. O para algunos que alguna vez lo vieron: “¿Cómo es el gusto del mate y por qué lo consumen tanto?”. Bueno les puedo explicar brevemente que el mate es una bebida a base de hierbas (que llamamos “yerba”) y que en general se toma colectivamente.

Más que una bebida, es un ritual que es parte de nuestro cotidiano. Cuando un argentino, uruguayo o paraguayo te pregunta “¿Vamos a tomar unos mates?”, significa que hay amistad y confianza. ¿Se quedaron con la intriga? ¿Alguna vez tomaron mate?

¡Déjate maravillar por las diferencias de otros idiomas!
¡Comienza ahora con Babbel!
¿Qué idioma te gustaría aprender?